Técnicas

Existen diferentes técnicas de injertos óseos en función de la morfología y de la localización del defecto óseo. Sería difícil dar una lista exhaustiva. Sin embargo, le describimos las técnicas que utilizamos a diario en IDEM.

 

La ROG (Regeneración Ósea Guiada)

La ROG está indicada para rellenar un defecto óseo localizado o para aumentar el volumen de una cresta muy delgada (4-6 mm). Se coloca hueso molido en el defecto óseo que hay que rellenar y se recubre el conjunto con una membrana.

 

Membrane

 

Si las condiciones lo permiten, se inserta el implante parcialmente en la cresta ósea y se recubre de hueso en partículas la parte que está expuesta. Luego se recubre el conjunto con una membrana que sirve para contener y aislar el injerto. Para esta técnica se escoge el hueso autógeno. Sin embargo, si el volumen es insuficiente, se puede añadir un hueso alógeno o xenógeno. En cuanto a la membrana, puede ser reabsorbida o no y debe fijarse con mini tornillos y ser suturada para asegurar la estabilidad del injerto. Los implantes afectados generalmente se colocan a los 3-6 meses de la cicatrización en función del origen y de la extensión del injerto.

 

En ciertos casos, cuando el volumen óseo injertado es mínimo y que los implantes presentan una buena estabilidad, se puede realizar una carga inmediata.

 

Injerto en bloque de pequeña extensión

Injerto en aposición llamado Onlay

Esta técnica está indicada cuando la cresta ósea es muy fina (2 a 4 mm) y con una altura adecuada. En este caso, se coloca el bloque óseo y se atornilla sobre la cresta existente. El material elegido sigue siendo el hueso autógeno, y se saca una muestra a nivel del mentón o del hueso ramo del paciente.

 

Bloc

 

A veces, se puede llegar a utilizar un bloque de hueso alógeno si no se puede tomar la muestra autóloga (volumen del injerto demasiado importante con respecto al volumen disponible del sitio donante). Se colocará el implante 4 meses después del injerto si se trata de hueso autógeno, y de 6 a 9 meses si se trata de hueso halógeno. Sin embargo, debemos señalar que los riesgos de reabsorción son más importantes con el hueso alógeno.

Injerto en bloque de gran extensión

Injerto autógeno de origen extrabucal

Esta técnica está indicada cuando la cresta ósea residual es muy fina o incluso inexistente y la altura insuficiente. Se trata a menudo de una reconstrucción completa del maxilar. La cantidad de hueso necesario para reconstruir la cresta de una o dos arcadas es importante. Por ello hay que sacar muestras de hueso fuera de la boca. Son varios los sitios donantes (esencialmente la cadera y el cráneo) pero es el hueso parietal (cráneo) el que mejores resultados da. Los injertos se utilizan de 2 maneras: ya sea con la técnica de aposición de un bloque óseo ya sea con la técnica de encofrado.

 

3d

 

En este último caso, se estabilizan unas láminas de hueso cortical para que sirva de encofrado y así el espacio que queda delimitado se rellena de partículas de hueso esponjoso. Las calidades específicas de hueso parietal permiten obtener una cicatrización rápida y colocar los implantes en 3 ó 4 meses después del injerto.

 

El injerto del seno maxilar

Los senos maxilares (derecho e izquierdo) son unas cavidades situadas en la parte de atrás del maxilar encima de los premolares y de los molares. En ausencia de diente en esta zona, se producen dos fenómenos a causa de la mala calidad del hueso sub sinusiano: por un lado una neumatización del seno (aumento del seno por una presión en detrimento del hueso alveolar) y por otro lado una reabsorción rápida de la cresta ósea, cuya altura resulta insuficiente para colocar implantes. Así es que conviene rellenar el suelo sinusial con un injerto óseo.

sinus simplant V2

Se utilizan 2 técnicas:

El seno lift o técnica de Caldwell Luc

La apertura de una ventana lateral sobre la pared anterior del seno permite acceder a la cavidad. Después de haber desprendido la membrana sinusiana minuciosamente (llamada de Schneider), procedemos al relleno del suelo con un injerto alógeno. El volumen óseo añadido es aproximadamente de 4 a 6 cc para ganar una altura de 10 a 15 mm. Luego, la ventana de acceso se cierra con una membrana. Entonces hay que esperar alrededor de 6 meses para colocar los implantes. En ciertos casos, cuando el hueso residual es suficiente (al menos de 4 a 5 mm) se puede colocar los implantes al mismo tiempo operatorio que el injerto.

 

La impactación del seno o técnica de Summers

Cuando el hueso residual es suficiente para asegurar una estabilidad primaria del implante (de 6 a 7 mm mínimo), y que no hay que ganar más que unos cuantos milímetros en altura, se pasa directamente por el pozo de fresado del implante para empujar el injerto entre la pared del seno y la membrana de Schneider.

Para continuar en la Web debes aceptar la política de privacidad y cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar