Problemas psicológicos asociados

La boca es el reflejo de la personalidad de cada uno. Un mal estado de la dentición genera muy a menudo un cierto rechazo, asco de uno mismo y afecta a las relaciones sociales (con la pareja, la familia, el trabajo…): el sufrimiento es desde ese momento tanto psicológico como mécanico.

 

Pérdida de confianza

La boca es una de las principales herramientas de relación con el prójimo a través de la palabra, la sonrisa e incluso el beso. El mal estado de la dentición da un aspecto descuidado y genera a menudo un rechazo e incluso asco de uno mismo. Esto afecta a las relaciones sociales, tanto en el trabajo como en su propia familia yendo incluso hasta alterar las relaciones de pareja. Los problemas de tipo mecánico o estético se transforman en un verdadero sufrimiento psicológico.La persona que presenta una mala dentición ya no sonríe, intenta enmascarar su defecto por todos los medios y se centra en ese problema. La autoestima se deteriora y la persona afectada acaba por encerrarse en si misma, se margina e incluso llega a deprimirse.

 

El sufrimiento, desde ese momento, es tanto psicológico como físico.

La mayoría de los pacientes que tratamos nos hacen partícipes de haber vuelto encontrar la alegría de vivir. “Esto ha cambiado mi vida” “Parece que tenga 10 años menos” “Mis amigos, mis compañeros, me dicen que es increíble lo que he cambiado, sin saber por su lado lo que es diferente en mi vida o en mí”. Ya que el objetivo de una reconstrucción es el hecho mecánico pero también, huelga decir, el estético. Lo que significa que el paciente recobra una sonrisa natural adaptada a su rostro, sin que pueda parecer que se ha rehecho sus dientes.

 

Una cierta sensación de vergüenza

Son muchos los pacientes que manifiestan una sensación de vergüenza cuando tienen que consultarles a su dentista. El paciente tiene la impresión de ponerse al desnudo. Teme la opinión del facultativo y piensa que su caso es único. Así que retrasa la fecha, sufre en silencio y consulta en el último momento cuando la dentición está ya muy deteriorada.

Su caso no es único

La mayoría de los pacientes que nos consultan han seguido el mismo recorrido. Nuestra labor no es la de juzgar al paciente sino la de aportarle una solución a su sufrimiento físico y psicológico proponiéndole un tratamiento que responda a sus exigencias tanto mecánicas como estéticas.

Acompañamiento y psicología

Más allá de la calidad de los tratamientos, nos comprometemos y nos esforzamos en concentrarnos en la atención al cliente. Frente a los sufrimientos diversos y aprehensiones, preferimos el diálogo y la explicación. El sentirse atendido y acompañado psicológicamente es fundamental para que el paciente recobre la confianza.
Tenemos motivos para creer, ya que son nuestros pacientes que lo corroboran, que IDEM marca la diferencia en este aspecto. Los pacientes se sienten como en casa, escuchados y arropados.

PROBLÈMES PSYCHOLOGIQUES ASSOCIÉS

Para continuar en la Web debes aceptar la política de privacidad y cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar