PRF y Sedación

PRF (del inglés Platlet Rich Fibrin)

Técnica de tratamiento de un análisis de sangre por centrifugado.

 

Tubes pour prf.Al principio de la intervención, la enfermera tomará algunas muestras de sangre en unos tubos que se centrifugan para obtener un residuo centrifugado que concentra los principios activos plaquetarios.

 

Esto puede utilizarse tal cual, como membrana natural, para rellenar o cerrar de manera estanca los sitios quirúrgicos. El coágulo se transforma por presión entre gasas estériles hasta obtener el grosor y la superficie deseados.

 

También se utiliza mezclado con polvo de hueso de banco o hueso artificial para “dopar” la cicatrización aportando un concentrado de plaquetas. La fibrina permite igualmente aglomerar las partículas óseas haciendo más fácil la manipulación del injerto.

 

La ventaja es que este aporte de fibrina rica en plaquetas dopa de una manera natural la cicatrización, y las membranas de PRF sellan de manera hermética las zonas operadas, aportando un confort de trabajo complementario en el momento de la manipulación de los productos de relleno.

Anesthésie par sédation

Se trata de una técnica de anestesia administrada por un médico anestesista reanimador, como complemento de la anestesia local habitual.
Se elabora un dossier médico previo (cuestionario médico, hemograma, electrocardiograma) y una entrevista con el anestesista para confirmar la posibilidad de practicarla en perfectas condiciones de seguridad.

 

La administración de medicamentos de sedación se hace por vía intravenosa, monitorizada y con oxígeno. La misma vía, cuando está colocada, sirve igualmente para la toma de productos sanguíneos, para obtener las membranas de PRF por ejemplo.

 

El paciente está completamente relajado y pierde la noción del tiempo y lugar, pero en ningún momento la consciencia. Esto es muy importante para el facultativo que necesita la cooperación activa del paciente durante la intervención para mantener la boca abierta. Además, esto permite potenciar el efecto de la infiltración local y administrar por vía intravenosa medicamentos que actúan instantáneamente.

 

La monitorización y la presencia del médico anestesista reanimador durante la intervención son también una garantía de seguridad para el paciente.

 

Se mejora considerablemente el postoperatorio y el confort es incomparable tanto para el paciente como para el facultativo.

Para continuar en la Web debes aceptar la política de privacidad y cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar