Reconstrucción inferior completa

MANDÍBULA

 

rehabilitations

Reconstrucción completa fija sobre 5 implantes

Se trata de un puente atornillado (por lo tanto fijo) que lleva extensiones posteriores a la altura de los primeros molares. El puente lleva 12 dientes y reposa sobre 5 a 6 implantes colocados delante del foramen mentoniano, en la región del mentón, en un hueso denso y casi siempre presente. La mandíbula presenta unas características específicas.

 

Especificaciones de la mandíbula

RÉHABILITATION COMPLÈTE INFÉRIEURE

 

Anatomía

  • Un sólo hueso consta de 2 articulaciones llamadas ATM.
  • Presencia de 2 nervios dentales simétricos a la derecha y a la izquierda que limitan la altura útil del hueso. Se abren camino hacia el centro de la mandíbula desde la parte de atrás hasta la zona premolar. Estos nervios proporcionan, entre otras cosas, la sensibilidad del labio inferior y del mentón. Es por lo tanto fundamental permanecer a distancia para no lesionarlos.

La mandíbula, vista de modo transversal, presenta numerosas concavidades, lo que complica la colocación de implantes.

 

Mecánica

  • Los implantes trabajan en su gran eje principalmente en compresión.
  • Una flexión mandibular en el momento de los movimientos de apertura y cierre. La mandíbula se abre y se cierra como una pinza para el azúcar, a nivel del primer premolar.

 

Estética y fonética

Los inconvenientes estéticos y fonéticos son menos importantes que en el maxilar superior.

Protocolo

  • Escáner con guía radiológica
  • Planificación Simplant
  • Intervención con sedación: extracción de los dientes restantes si cabe, colocación de implantes según el programa con cirugía guiada, para reproducir la planificación informática con precisión y seguridad.
  • Colocación de 5 implantes de media colocados sobre la mitad de delante de la mandíbula.
  • Toma de huellas
  • Colocación de un puente provisional armado y atornillado con carga inmediata en 24 horas para asegurar una estabilidad perfecta de la estructura y así evitar los micromovimientos que podrían impedir la osteointegración de los implantes.
  • Ninguna manipulación durante 6 semanas para no perturbar la cicatrización durante ese periodo delicado.
  • Colocación de un puente llamado de uso con base de cerámica aproximadamente 3 meses más tarde, cuando estemos seguros de la perfecta integración de los implantes y de la perfecta estabilidad de la encía.

 

Alternativa

En algunos casos, es posible realizar una reconstrucción de 12 a 14 coronas cerámicas en 3 segmentos sobre 8 a 9 implantes. Esto supone un buen volumen óseo en el conjunto de la arcada.

Los 3 segmentos (1 sector anterior y 2 laterales) son indispensables para permitir la flexión mandibular natural. Si los implantes, distribuidos sobre toda la arcada, estuvieran unidos entre ellos por una estructura en monobloque, se impediría la flexión mandibular. El paciente sentiría entonces una cierta molestia (más o menos importante en función de la forma de la mandíbula) y la tensión ejercida entre el hueso y los implantes podría provocar una reabsorción ósea o una rotura de material a largo plazo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la arcada antagonista. Si el paciente tiene sus dientes naturales, conserva la propiocepción lo que permite proteger la reconstrucción. Por el contrario, si ya se ha hecho una reconstrucción cerámica con implantes en la arcada superior, hay que introducir una constante elástica para evitar fracturas por falta de propiocepción. Por lo tanto, la cerámica está contraindicada en el caso del maxilar inferior. Así es que es más prudente optar por una reconstrucción con dientes de resina.

Estrategia para una buena reconstrucción

Son varias las razones para elegir la colocación de implantes en la zona del mentón.

 

En la zona posterior

  • La reabsorción de la mandíbula edéntula siempre está avanzada y el hueso a menudo es de mala calidad.
  • La presencia del nervio dental en esta zona disminuye la altura útil disponible.
  • La anatomía a menudo es desfavorable, por la presencia de concavidades en la faz interna de la mandíbula.
  • La flexión mandibular es más marcada en ese sector. Lo que provoca inconvenientes y por consiguiente pérdidas óseas alrededor de los implantes situados en ese sector.

 

En la zona anterior

  • La reabsorción es menos marcada; el hueso por lo general es más denso y por lo tanto propicio para recibir implantes en buenas condiciones.
  • La anatomía generalmente es favorable y la mandíbula no presenta ningún obstáculo mayor en esa región.
  • La fuerza de masticación en esa región es compresiva y orientada en el eje de los implantes.
  • Las consecuencias de la flexión mandibular son insignificantes.

Así es que hay que tener en cuenta todas esas dificultades y particularidades de la mandíbula para obtener un resultado satisfactorio. Cada paciente es un caso particular dificilmente reproducible. Lo que para unos es cierto no lo es forzosamente para otros, y por ello el examen preimplantar es indispensable. Durante esa sesión, se analizan todos los criterios anatómicos, histológicos, mecánicos, estéticos y funcionales.

 

El buen sentido clínico, la experiencia y los conocimientos de los facultativos ligados a las herramientas informáticas deben conducir a la elaboración de un plan de tratamiento ideal para cada paciente, con una previsibilidad del resultado. El objetivo es proporcionar un máximo de confort, de estética y de seguridad al paciente siempre garantizándole una estabilidad a largo plazo de su reconstrucción.

 

Las especificidades de la mandíbula permiten la ejecución sistemática de un protocolo de colocación de carga inmediata de implantes en un plazo de 24 horas después de la cirugía. El puente fijo, atornillado y armado, actúa como un fijador externo uniendo los implantes. Esto permite estimular el hueso durante la fase de cicatrización evitando movimientos nocivos. El paciente puede así recobrar una vida normal desde el día siguiente a la cirugía respetando una dieta blanda durante 6 semanas.

 

Los beneficios son considerables

  • Cicatrización controlada de los tejidos.
  • Rapidez de ejecución (en 24h el paciente vuelve a tener dientes fijos).
  • Los dientes son de resina y compensan la pérdida de propiocepción cuando la arcada superior ya está reconstruida con implantes. Se limita así el riesgo de “rotura”.
  • No hay que llevar prótesis removible provisional.

Para continuar en la Web debes aceptar la política de privacidad y cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar